Tel: (+34) 619 282 449
  • Home
  • /salud
  • /El Olivo y sus propiedades de salud
El Olivo y sus propiedades de salud

El Olivo y sus propiedades de salud

El cultivo del olivo, junto a la vid e higuera, es uno de los más antiguos desarrollados por el hombre. En la antigua Mesopotamia habrían existido los primeros bosques de olivos silvestres, desde  donde la especie se desplazó hacia Egipto (2000 a. C.). Luego, por el año 1800 a. C., continuó su expansión por Asia Menor, Palestina y Grecia Continental, iniciándose desde allí su distribución a la cuenca del mediterráneo.

A partir del siglo XVI, se produce un gran movimiento migratorio español, iniciándose con ello un activo intercambio de especies, entre la que tuvo gran importancia el olivo por poseer un marcado carácter religioso, sin desmerecer su valor alimenticio (aceite principalmente).

Origen de las variedades de olivo

Durante los 6 mil años de desarrollo del olivo se han generado unas 1800 variedades, todas ellas producidas en diferentes condiciones agroclimáticas, teniendo como patrón común el característico clima mediterráneo (con dos estaciones bien marcadas, seca en el período cálido y frío en la estación lluviosa).

La variabilidad de suelos y el interés por el fruto en cada una de las culturas donde originariamente existieron especies salvajes de olivos, permitió “domesticar” a esta especie, seleccionándose ecotipos que cumplían las exigencias de cada una de las culturas, pasando a ser parte del sistema productivo de aquellas zonas, tomando nuevas denominaciones, nombres que hoy conocemos como las diferentes variedades comerciales, donde las más relevantes han sido ampliamente distribuidas por el mundo.

Si bien es cierto, la genética del olivo es la misma para cada variedad, la especie posee gran plasticidad, lo que significa que en ambientes diferentes, ésta puede tener expresiones fenotípicas variables, como nivel de producción, tamaño del fruto, coloración final del fruto y ciertas características químicas y sensoriales del producto final (aceitunas o aceite).

Aceite de oliva virgen y sus propiedades en la salud

El aceite de oliva virgen es el resultado de la molturación del fruto del olivo (la oliva o aceituna) sólo con medios mecánicos y a baja temperatura –sin el uso de productos químicos – por lo que es un auténtico zumo. Con la ruptura del fruto se producen una serie de reacciones enzimáticas, que oxidan y escinden los ácidos grasos insaturados linoleico y linolénico, llamada cascada de la lipoxigenasa, obteniéndose compuestos aldehídos, alcoholes y esteres, como hexanal, E-2-hexenal y 1-hexanol, originándose así los aromas a verde, hierba, almendra y frutado, muy valorado por los consumidores exigentes.

Cientos de compuestos químicos, mayoritarios – como los ácidos grasos – o minoritarios -como fenoles, esteroles o volátiles -, determinan las características químicas, sensoriales y nutricionales del aceite de oliva virgen.

Numerosos estudios de investigación, como el estudio “The Seven Countries”, han revelado las propiedades beneficiosas del aceite de oliva virgen, entre las que se destaca su efecto cardioprotector atribuido a los ácidos grasos monoinsaturados como el ácido oleico, ácido graso mayoritario del aceite de oliva virgen, que disminuyen la concentración total de colesterol y LDL-colesterol cuando estos ácidos sustituyen a las grasas saturadas de la dieta.

Las agencias de seguridad alimentaria norteamericana y europea, FDA (Food and Drug Administration) y EFSA (European Food Safe ty Authority), han autorizado una aclamación o mensaje (Claim) para el aceite de oliva que señala que “El consumo de dos cucharadas diarias (23 gramos) de aceite de oliva puede reducir el riesgo de enfermedad coronaria”.

Los compuestos fenólicos, antioxidantes principales en el aceite de oliva virgen, presentan una variada composición entre fenoles simples, ácidos fenólicos, flavonoides, lignanos y compuestos secoiridoides. Estos últimos son los principales responsables de los sabores amargo y picante en los aceites de oliva. Investigaciones recientes han atribuido al derivado decarboximetil aglicona del ligustrósido dialdehídico (p-HPEA-EDA) o también conocido como oleocantal, un efecto antinflamatorio similar al del Ibuprofeno, observándose efectos inhibitorios, dependientes de la dosis, sobre las enzimas COX 1 y COX 2 involucradas en el proceso inflamatorio derivado del ácido araquidónico. A este compuesto se le atribuye además el efecto pungente o picante que produce el aceite de oliva virgen en la garganta.

Recientemente, la EFSA ha autorizado un Claim para el aceite de oliva relacionado a los polifenoles que señala: “Polifenoles de aceite de oliva contribuyen a proteger los lípidos sanguíneos del estrés oxidativo”. La condición para el mensaje es que el aceite de oliva contenga al menos 5 mg de hidroxitirosol o sus derivados en 20 gramos de aceite (2 cu charadas).

Así, recientes estudios sobre la actividad antioxidante y biodisponibilidad de algunos compuestos menores del aceite de oliva virgen han permitido explicar el papel protector del aceite de oliva virgen frente a otras enfermedades como el cáncer, la diabetes, el deterioro cognitivo etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

diecinueve − quince =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend